Saca todo el partido de tu CV

Toda persona adulta, sea o no profesional, debe conformar un currículum vítae (CV) que recopile sus experiencias de vida. En este se describe su formación, trayectoria laboral, habilidades, oficios e intereses personales. Saberlo redactar en función de las ofertas de trabajo disponibles influye, en gran medida, en tu éxito.

No basta con plasmar cronológicamente una serie de datos que te caractericen, sino hay que ser preciso y destacar tus mayores habilidades. Pero cuidado, los empleadores te descartarán desde el inicio si no les transmites una buena impresión. Recuerda que un buen currículum es el que te distingue y diferencia de los demás solicitantes.

 

¿Cómo sacarle partido entonces a tu CV?

Partiendo de una base elaborada por ti, puedes asesorarte con profesionales o colegas de experiencia. Y como el CV es tu carta de presentación debes:

  • Adaptarte a las necesidades de la empresa. Destacar aquellas cualidades que se correspondan con el puesto de trabajo al que estás aplicando.
  • Ser honesto y consecuente con lo que dominas. Si necesitan profundizar en algún detalle, podrás exponerlo durante la entrevista.
  • Valorar la utilidad de reflejar tus expectativas.
  • Resaltar tus logros con coherencia, buena redacción y ortografía. La sencillez y profesionalidad expresadas, demostrarán tus cualidades sin necesidad de extenderte.
  • Elegir diseños de CV agradables a la vista y que sean capaces de resaltar tus puntos más relevantes, pero sin demasiados adornos y colorines. Esto hace que parezcas poco serio.
  • Destacar los resultados que has obtenido previos a la entrevista y, si es necesario, respaldarlos con referencias confiables.

Lo que no te debe faltar

  • Cada estudio realizado, vale. Por ello, tu formación general (académica o no), debe aparecer en orden cronológico o de importancia. No expongas lo irrelevante para el puesto que deseas ocupar.
  • Plasma tu trayectoria laboral sin omitir etapas (desde lo más reciente hacia los inicios), enfatizando en las funciones desarrolladas y logros alcanzados. Sé preciso y concreto.
  • Los intereses y aspiraciones personales deben reflejarse en función de los intereses o vínculos con la empresa.
  • Datos personales: nombre y apellidos, teléfono, correo electrónico, página web y redes sociales.

Un CV bien elaborado puede abrirte muchas puertas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *